Loading...

Monasterio de Santa María de Oia

Monasterio de Santa María de Oia

Relevancia: Nacional

Monasterio de Santa María de Oia

Clasificación: Inmueble


Descripción

Descripción General

El Monasterio de Santa María de Oia, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1931.
El origen de este monasterio es un poco difuso, algunos autores dicen que fue fundado por San Martiño Dumiense en el año 569 y otros por San Fructuoso de Braga en la primera mitad del siglo VII, lo que sí está clara es la vinculación de varios privilegios por el rey gallego Alfonso VII durante el siglo XII. Uno de ellos sería la donación al monasterio de la mitad de las iglesias de Erizana (Baiona) y A Guarda y todas las de Mougás, Pedornes, Burgueira, Lourenza y O Rosal.
En el interior de sus muros se reunieron monjes que previamente pertenecían a comunidades diferentes como la de Oia con su abad Pedro, la de San Cosme y San Damián con el Prior Pelayo y la de San Mamede de Lourenza con sus monjes negros. Así que en 1149 se fusionaron bajo el cumplimiento de la Regla de San Benito. Posteriormente, en el año 1185 pasó a formar parte de la Orden del Císter.
Constituye el único ejemplar de abadía junto al mar en Galicia, quedando la fachada del templo y las dependencias del monasterio del costado occidental situadas al borde del mar. Posee una robusta muralla la cual tiene una estrecha carretera bordeando la cala situada justo debajo de la misma. Su ubicación estratégica lo ha convertido, en diferentes ocasiones, en baluarte defensivo de ahí su denominación de “monjes artilleros”.
Debido a las reformas que sufrió desde su construcción es una mezcla de elementos y estilos arquitectónicos que van del románico, al gótico y al barroco.
La iglesia presenta tres naves dispuestas en planta de cruz latina. La fachada y la torre son de tipo barroco. Las dependencias del monasterio se abren en el costado sur de la iglesia.
Por aquí pasa el Camino portugués por la costa, también conocido como camino Monacal, donde el peregrino puede caminar por el barrio del Arrabal que nació bajo la protección del Monasterio. Paseando por sus calles estrechas se puede contemplar elementos de la arquitectura popular como casas de patín, lugares de toponimia reveladora como a Picota y diversas edificaciones históricas. Destacan el crucero de la Plaza de la Centinela (s. XVIII), la antigua casa del Concello (actual oficina de turismo) y la única lápida conocida de un abad del Monasterio (s. XIII) reutilizada como dintel en la puerta de una pequeña construcción.
Actualmente es gestionado por un grupo hotelero que lo está desarrollando como espacio de turismo.

Descripción Especializada

Debido a las reformas que sufrió desde su construcción es una mezcla de elementos y estilos arquitectónicos que van del románico, al gótico y al barroco.
Así la iglesia presenta planta de cruz latina compuesto el brazo principal por tres naves cortas de cuatro tramos, con un marcado crucero. En el perímetro del transepto se abren cinco capillas rectangulares y escalonadas. Se inspira en la llamada “planta Bernarda”, la más pura de las cistercienses.
El alzado interior, de los más austeros y sencillos, es el que mejor responde a los ideales de la primera arquitectura cisterciense. Así la nave central es de mayores dimensiones que las laterales y se cubre con bóveda de cañón apuntado, que se apoya en arcos simples y de aristas vivas sobre ménsulas prismáticas escalonadas. Los pilares compuestos en forma de T son de gran grosor y se apoyan en sencillas bases.
Las naves laterales se cubren también con bóvedas de cañón apuntado, pero perpendicularmente a la bóveda de la nave central. De este modo los cuatro tramos de las naves laterales se comunican entre ellas por medio de arcos apuntados simples.
Ventanas con arco de medio punto y rosetones iluminan el interior por la cara sur y occidental ya que la cara norte y central carecen de iluminación. Algunas fueron tapiadas o eliminadas cuando se añadió una sacristía en la capilla mayor durante el s. XVIII y también al renovarse la actual fachada de estilo barroco y a principios del s. XVIII que sustituyó a la anterior fachada medieval que seguiría las pautas de la arquitectura cisterciense. En la misma época también se alzó la torre de estilo barroco.
Los dos últimos tramos también fuero reformados, cuando se levantó el coro alto sostenido por bóvedas enervadas, a los pies de la iglesia en el último tercio del s. XVI
Gracias a su estratégico emplazamiento este monasterio jugó un importante papel en la defensa de la costa. En 1624 los monjes lograron desbaratar un ataque de la flota turca, lo que llevó al Felipe IV a conceder al monasterio el título de "Real". Tras la Desamortización de 1835 pasó a ser de propiedad privada, aunque la iglesia funciona como templo parroquial.
A partir de entonces se marcan los inicios de una larga época de abandono y deterioro. En 1910 los jesuitas expulsados de Portugal arrendaron el monasterio, donde se estableció un colegio. Esta orden permaneció en Oia hasta el año 1932, fecha en que tuvieron que abandonarlo al ser nacionalizados los bienes de la Compañía de Jesús y decretar su expulsión del territorio nacional. En los años de la Guerra Civil, Santa María fue campo de concentración (entre 3.500 y 5.000 personas presas sufrieron la represión entre sus paredes). Este lugar acumula una enorme carga histórica y trágica, plasmada en las paredes de algunas estancias con grafitos correspondientes a aquella época.
Por aquí pasa el Camino portugués por la costa, también conocido como camino Monacal, donde el peregrino puede caminar por el barrio del Arrabal que nació bajo la protección del Monasterio. Paseando por sus calles estrechas se puede contemplar elementos de la arquitectura popular como casas de patín, lugares de toponimia reveladora como a Picota y diversas edificaciones históricas. Destacan el crucero de la Plaza de la Centinela (s. XVIII), la antigua casa del Concello (actual oficina de turismo) y la única lápida conocida de un abad del Monasterio (s. XIII) reutilizada como dintel en la puerta de una pequeña construcción.

Descripción Educativa

Entre Baiona y A Guarda, en la provincia de Pontevedra, se localiza el pequeño municipio de Oia. En él, hace muchos años, se construyó un monasterio con una gran iglesia a muy pocos metros del mar que estaba dedicada a Santa María y, además, se convirtió en el monumento principal de Oia.
La construcción de este monasterio comenzó en el año 1132 cuando el rey Alfonso VII ejercía su mandato. Tuvo diferentes usos. Durante una primera etapa era el lugar donde se reunían monjes. Posteriormente, pasó a formar parte de la Orden del Císter, para después empezar a verse abandonado a partir de 1836 con la desamortización de Mendizábal. Durante la Guerra Civil y hasta 1942, se convirtió en una cárcel. Ya en el siglo XXI se acometieron las últimas restauraciones para que, a día de hoy, sea una visita turística muy especial.
El monasterio presenta tres naves y todas sus plantas son de cruz latina. No obstante, se pueden observar en él elementos de distintas épocas -románicos, góticos y barrocos- fruto de las sucesivas reformas que sufrió. En la iglesia, destaca la bóveda estrellada, así como su fachada y el campanario, ambos datados de la época barroca (siglo XVIII).

Galería


Datos Generales

Eco-Destino

ES_ GALICIA_Ría de Vigo

Puerto / Fondeo / Playa

sin datos del puerto

Localización

A Guarda  (Pontevedra)
España

Coordenadas GPS

  • Latitud: -8.87640100
  • Longitud: 42.00306900
  • Servicios y Entorno

    Entorno

    Rural

    Servicios

    Aparcamiento

    Acceso Minusvalidos

    Señalizacion

    Datos de la Visita

    Visitable

    Visita guiada con personal

    Interpretable

    Castellano, Gallego e Inglés

    Horarios

    En la web apaecen indicados los días de visitas TARIFAS de adultos y niños: adultos 5€ y niños (mayores de 7 años) 2,5 €. Colectivos de diversidad funcional: 2,5 €
    Ssitema de reserva: https://www.mosteirodeoia.com/producto/visita-guiada/
    Duración de la visita: unos 30 minutos

    Financiado por

    Este sitio utiliza Cookies para mejorar la experiencia del usuario, debe aceptar los Términos y Condiciones del Servicio para continuar
    ACEPTAR EL USO DE COOKIES